En 1867, Puerto Rico experimentó una terrible combinación de eventos naturales. En las últimas horas de la tarde del 29 de octubre, entró por Fajardo el huracán San Narciso. Azotó la Isla con vientos de 75 millas por hora y causó la muerte de 211 personas. Los daños se estimaron en 13 millones de escudos por el Gobierno. Sigue leyendo