En una entrevista exclusiva, el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, afirmó ayer que se requerirá “un mandato claro” del pueblo de Puerto Rico a favor de cualquier cambio en el status político de la Isla, si se quiere que el Congreso se enfrente a ese debate.

Relajado, en un salón del hotel Caribe Hilton, Obama le dedicó ocho minutos de sus cuatro horas en la Isla a la entrevista con El Nuevo Día, poco antes de dirigirse a recaudar casi $800 mil para la campaña demócrata de 2012.

A la entrevista se sumaron su consejera ‘senior’ Valerie Jarrett; su secretario de Prensa, Jay Carney; y los copresidentes del grupo interagencial de la Casa Blanca sobre Puerto Rico, Tom Perrelli y Cecilia Muñoz.

Por sí mismo, Obama afirmó que esta visita puede en gran medida haber sido simbólica, pero exhortó a los puertorriqueños a juzgar el compromiso de su gobierno con la Isla a través del grado de vinculación que mantienen las agencias federales y su ‘task force’ sobre Puerto Rico.

En ese sentido, dijo que tras la sesión de hoy de miembros de su grupo interagencial sobre asuntos de desarrollo económico, el secretario de Educación de Estados Unidos, Arne Duncan, vendrá a dirigir una sesión dedicada a la educación en otoño próximo.

Obama llegó a la entrevista después de haber visitado el restaurante Kasalta junto al presidente del Partido Popular Democrático (PPD), el senador Alejandro García Padilla, con quien almorzó un emparedado “medianoche”.

“Tengo que buscar esa receta para usarla en la Casa Blanca”, dijo Obama, mientras se llevaba una copia del editorial de ayer de El Nuevo Día y lamentaba no haber tenido “espacio para las croquetas” ni para ir a la playa.

1Muchos piensan que vino a Puerto Rico pensando en Florida, por el crecimiento de la población boricua en ese estado.

“La razón por la que vine a Puerto Rico es que hice una promesa de que volvería una vez fuese elegido presidente. Quise mantener mi promesa. En segundo lugar, les dije a los puertorriqueños que mi administración va a estar más dedicada a lidiar con sus asuntos clave, como la economía, la criminalidad, y sobre cómo podemos lidiar con el debate de status equitativamente. De mi parte, es solo una visita, pero mi administración se mantiene vinculada de día a día”.

2Los independentistas y otros grupos le reclamaron en las calles la descolonización, así como la liberación del prisionero político Oscar López. ¿Conoce el caso de Oscar López?

“Soy consciente del caso de López. Si decide solicitar que se le conmute la pena o clemencia, la solicitud seguirá el proceso rutinario. Tengo entendido que no ha hecho esa solicitud. Hasta que no la haga no va a ser un asunto que estará ante el Departamento de Justicia o ante mí”.

3En su reciente mensaje sobre el Oriente Medio, usted dijo que “Estados Unidos se fundó bajo el principio de que la gente se debe gobernar a sí misma”. ¿No aplica ese principio a Puerto Rico?

“Por eso es que mi ‘task force’ propuso un proceso para que la gente en Puerto Rico pueda tomar una determinación en torno al status. Lo que hace (el informe del ‘task force’) es proveer un camino justo para resolver lo que sé es un debate grande entre los que proponen la estadidad, el Estado Libre Asociado (ELA), la independencia y la libre asociación. Lo que hemos dicho consistentemente es que se deje a la gente de Puerto Rico tomar una decisión. Cuando haya un claro mandato de la gente de Puerto Rico, entonces es importante que el Congreso actúe”.

4Si Puerto Rico no actúa en torno al status, usted dice que promoverá legislación a finales de 2012. Presumo que se refiere a 2013. ¿Cómo va a convencer al Congreso de que tiene que resolver este asunto?

“Mi esperanza es que la gente de Puerto Rico eche hacia adelante un proceso justo, que se celebre un plebiscito y haya un mandato claro. El Congreso no va actuar si Puerto Rico se presenta completamente dividido. Si por el contrario envía un mensaje claro y dice ‘así queremos que se resuelva este asunto’, entonces podemos ir ante el Congreso y decirle que creemos en la libre determinación, que eso es parte de lo que se trata Estados Unidos, por lo debemos asegurarnos de que le demos esa oportunidad al pueblo de Puerto Rico”.

5¿Apoya la eliminación de las Leyes de Cabotaje?“El comisionado residente (Pedro) Pierluisi me ha presentado ese asunto y le he indicado que mi equipo examinará esto. De forma más amplia, en nuestra conversación (de ayer), el gobernador (Luis Fortuño) indicó que Puerto Rico importa el 70% de sus productos energéticos. Quiero trabajar con la Isla para buscar formas que expandan una agenda de energía limpia y alternativa que sea menos dependiente del petróleo y que represente un impulso a la economía”.

6En Carolina del Norte usted dijo el lunes que la manufactura de Estados Unidos retorna con fuerza. ¿Cómo beneficiará eso a Puerto Rico y podrá tener un nuevo incentivo federal para impulsar ese sector?

“Algunos de los mismos principios de los que hablé sobre Carolina del Norte le aplican a todo Estados Unidos y también le aplican a Puerto Rico. Vivimos en una economía global, cada vez más competitiva, y la forma de atraer manufactura es asegurando que tenemos una fuerza laboral educada. Para mejorar la situación de la industria manufacturera, tenemos que identificar las áreas en que tienen ventajas en comparación con otros lugares. La cumbre (de hoy) sobre desarrollo económico va a explorar de forma general cómo podemos expandir no solo la manufactura en Puerto Rico, sino cómo contribuir de forma más amplia al crecimiento económico, en términos de turismo y el uso de Puerto Rico como puente de intercambio comercial hacia Latinoamérica”.

Fuente: http://www.endi.com