Barack Obama realiza hoy su primera visita a Puerto Rico como presidente de Estados Unidos.
El presidente Barack Obama aseguró hoy que cuando los puertorriqueños tomen una decisión firme sobre hacia dónde quieren mover el centenario problema del status, él la “respaldará”.

En su mensaje de 10 minutos ante cientos de invitados en la base aérea Muñiz, Obama resaltó que de la misma manera que lo ha hecho en los estados de la nación trabajará para mejorar el futuro de la educación, la salud pública y el desempleo.

“Cuando aspiré a la presidencia prometí incluir a Puerto Rico, no solo en mi itinerario, también en mi visión de a dónde nuestro país necesita dirigirse. Estoy orgulloso de poder decir que cumplimos con esa promesa también”, dijo.

“Entiendo que muchos de ustedes están preguntándose lo mismo que en Indiana o California: cómo puedo asegurar que mis hijos reciban la educación que merecen, cómo puedo guardar dinero para mi retiro, llenar el tanque de gasolina y pagar las facturas”, señaló tras reconocer que estos son problemas que no se resolverán de la noche a la mañana.

El intenso calor que lo recibió a su llegada, lo llevó a quitarse de inmediato su chaqueta y a doblarse las mangas mientras leía su mensaje.

Recordó que durante su campaña a la presidencia hace tres años “prometí que regresaría como presidente de Estados Unidos y aunque mi cabello ahora está más gris que en la primera visita me alegra poder cumplirle al pueblo de Puerto Rico”.

Recordó que la visita del presidente John F. Kennedy en 1961, se trató sobre la relación entre Washington y San Juan y habló sobre las dificultades en cuestiones de vivienda, educación y empleo.

“Con ese mismo espíritu, hemos tratado de asegurarnos de que cada familia en la Isla pueda encontrar un trabajo y proveer para sus hijos. Por eso es que nuestro plan económico y reforma de salud, incluyeron a Puerto Rico. Por eso es que estamos aumentando el acceso a la banda ancha (internet) e invirtiendo en la educación. Por eso es que confiamos en el aumento del turismo local, en cuidados de salud y en energía limpia”, sostuvo. “Le estamos dando a los puertorriqueños la herramientas que necesitan para construir su propio futuro económico y así es como debe ser”, enfatizó.

“Vamos a poner a la gente a trabajar aquí y en el resto de América”, añadió.

Obama también resaltó la participación de los soldados puertorriqueños en las guerras, como Juan Castillo, un veterano que está a punto de cumplir 101 años.

El Presidente expresó que los puertorriqueños han servido en las fuerzas armadas directamente durante décadas, motivados por el deseo de proteger “el país que aman”. Y agregó que los boricuas son tan americanos como el “apple pie” o como el arroz con gandules.

Entre las personas que recibieron a Obama estaba el cantante de origen puertorriqueño Marc Anthony, a quien el Mandatario reconoció en su alocución cuando mencionó la aportación de los boricuas a la cultura de Estados Unidos.

El Presidente también hizo referencia al baloncelista José Juan Barea, provocando gritería entre el público.

“Ese muchacho juega. La próxima vez que venga tendré que jugar una cocinita con él”, comentó provocando la risa de los presentes.

Al finalizar su mensaje, Obama dijo que “esta Isla no se quita, en Estados Unidos no damos nuestra espalda y ponemos las apuestas en nuestros empresarios. El sueño americano lo hemos hecho antes y lo haremos ahora”.

Anuncios