Uno de los misterios más grandes en los que la ciencia no para de investigar es sobre el origen de la vida en el planeta Tierra y cómo se fueron formando las diferentes especies que habitan o habitaron nuestro suelo.

Según los últimos descubrimientos tanto los relámpagos como la actividad de los volcanes y los gases podrían haber generado en su mezcla los primeros signos de vida en el planeta.

Esto surge de la publicación de una investigación del año 1958 que había estado bajo secreto hasta este año y que fue descubierta por una institución dedicada a la oceanografía en los Estados Unidos.

Estos científicos se pusieron a analizar algunas de las muestras que habían quedado en secreto luego de algunos experimentos realizados en aquella época. En ellos se intentaban simular las condiciones de los primeros años de la Tierra y ver qué reacción podía generar la mezcla de agua, metano, dióxido de carbono, gas amoníaco y sulfuro de hidrógeno, que son los componentes que generan las descargas eléctricas de los rayos o relámpagos.

A estas muestras se les aplicó la tecnología del siglo XXI y se pudieron detectar los aminoácidos que contenían los residuos de la prueba original del año 1958 pero solo se detecto una mínima contaminación.

Gracias a este estudió se pudo realizar la mezcla y llegar a la conclusión de que cuando los componentes presentes en esta muestra se formaron, en la época de génesis de la Tierra, el agua caída de las lluvias pudo esparcirse en áreas de mareas en las que posteriormente su pudieron haber dado los primeros indicios de vida en el planeta

**Fuente: http://www.ojocientifico.com**