Por estos días llueven las actividades religiosas con motivo de la Semana Santa. Bernat Tort y Amado Martínez no han ido a ninguna y estarán ausentes de las que restan de esta semana porque son ateos.Ambos dijeron que no es su interés confrontar a aquellos que dicen militar en una religión, pero ciertamente sí hay ceremonias o cosas -efectuadas fuera y durante esta semana- que les causan irritación. Por ejemplo, a Tort, profesor de filosofía de la Universidad de Puerto Rico, le incomoda la doble vara que hay con respecto a otros sectores de la sociedad. Cuestionó cómo la Policía no interviene con las iglesias cuyos altoparlantes están en un volumen que interrumpe las actividades de otros, pero sí lo hace si se trata de la fiesta de un particular y la música está muy alta.
Igualmente, criticó que el Estado haga suyas actividades religiosas.“Como ateo, me preocupa políticamente la institucionalización -a través del Estado- de estas creencias en la forma de darlo como días libres y pone en entredicho la aplicación de la Primera Enmienda de la Constitución de Estados Unidos y la del Estado Libre Asociado de Puerto Rico”, dijo Tort.Por su parte, Martínez dijo que lo que más le molesta “es el hecho de que me tenga que defender de una creencia fantasiosa. Me están diciendo que estoy fuera de la norma, que soy anormal cuando debería ser todo lo opuesto”, dijo.“No es que los ateos la tengamos con alguien. Cada ciudadano es libre de las prácticas y creencias que quiera por irracionales que me parezcan.
Sencillamente, queremos que las reglas apliquen a todos por igual”, aclaró Tort.Ambos creen que la muerte y resurrección de Jesús, que dio su vida por los pecadores y cuyo acto es recordado y mueve a la reflexión en estos días, es meramente una fantasía.“Son rituales arcaicos y prácticas que responden a un sistema anticuado. Lo que enseña es que un individuo cualquiera no ‘divino’ no tiene la capacidad de cambiar su mundo o su sociedad sino que tiene que haber una intervención de un individuo súper dotado para poder resolver sus problemas. Es una mala enseñanza política”, dijo Tort.“Estamos en un momento en el Planeta en que tenemos que buscar soluciones colectivas, donde todos los individuos asuman la responsabilidad de buscar soluciones a los problemas que enfrenta la sociedad”, siguió el catedrático.
Dijo que aspira a una sociedad más justa “donde haya una distribución más justa no tan sólo de las obligaciones sino también de los privilegios”.Martínez, un productor de cine publicitario, opinó de manera similar. Entiende que es “absurda” la celebración religiosa que se intensifica en la Semana Mayor.“No responde a una cuestión histórica sino más bien a oportunismos para apropiarse de cuestiones antiguas para, desde el poder, tener una estructura ideológica para convocar a la gente”, dijo Martínez.Tanto él como Tort aprovechan los días libres que proporcionan entes privados y públicos para hacer lo que acostumbran hacer a diario.“No me convierto en un atacante frontal y disfruto del tiempo libre, no dependo de Dios para hacerlo”, puntualizó Martínez.
ateísmo  es, en un sentido amplio, la no creencia en deidades u otros seres sobrenaturales. En un sentido más estricto el ateísmo es la posición que sostiene la inexistencia de deidades. Algunos la definen como una doctrina o posición que rechaza el teísmo , que en su forma más general es la creencia en la existencia de, al menos, una deidad.En un sentido amplio podría incluirse dentro de la definición de ateísmo, tanto las personas ateas, quienes explicitan la no existencia de dioses, como aquellas que, sin creer en su existencia, no tienen evidencia ni convicción para su refutación. En un sentido estricto se excluyen a estos últimos, denominados agnóstico, de la definición de ateos. Los agnósticos rechazan reconocerse como ateos o ateístas ya que consideran inaccesible al entendimiento humano todo conocimiento de lo divino y de lo que trasciende la experiencia o simplemente irrelevante.