Reciente como hace 11 minutos

El Gobierno de Estados Unidos ha informado este viernes de la detección de cantidades de radiación “minúsculas” en la zona de Sacramento, en el estado de California, y ha aclarado que no existe riesgo para la salud.

La Agencia de Protección Ambiental norteamericana y el Departamento de Energía han reconocido que la radiación localizada en Sacramento concuerda con una posible llegada de partículas desde Japón, donde la central nuclear de Fukushima ha sufrido graves daños por el terremoto y posterior tsunami ocurridos hace una semana.

En concreto, los análisis han permitido detectar “minúsculas cantidades” del isótopo xenon-133. El nivel hallado supone “una millonésima” parte de la dosis habitual que una persona recibe de fuentes naturales como rocas, ladrillos o el Sol, entre otras.

El xenon-133 es un gas radiactivo que se genera durante una fisión nuclear, según recoge el periódico ‘Los Angeles Times’, que cita también que otro sistema de detección del Departamento de Energía conocido como RadNEt –desarollado en la década de los cincuenta, durante la Guerra Fría– no ha notado que se dirija hacia Estados Unidos radiación en grandes cantidades.

Fuente: http://www.europapress.es