El ministro polaco de Asuntos Exteriores, Radoslaw Sikorski, respondió a las críticas estadounidenses sobre la negativa polaca a restituir los bienes requisados a judíos tras la II Guerra Mundial, recordando a EEUU que debería haber hecho más en apoyo de los judíos durante el conflicto.

Varsovia. EFE.- La controversia se refiere a las devoluciones de las propiedades requisadas durante la ocupación alemana y la dictadura comunista a los ciudadanos polacos, entre ellos muchos propietarios judíos, ya que Polonia contaba con algo más de tres millones de judíos en 1939.

Desde la caída del comunismo el Gobierno polaco ha realizado múltiples devoluciones, aunque aún existen unas 90.000 peticiones pendientes de respuesta.

El primer ministro de Polonia, Donald Tusk, se comprometió en 2008 a impulsar las devoluciones, aunque días atrás paralizó el proyecto, reconociendo que la Hacienda polaca “no puede permitirse el lujo de ejecutar esas devoluciones debido a la situación de crisis financiera mundial”.

La decisión de Tusk fue ayer criticada por Washington, que expresó su “decepción” ante la negativa de Varsovia a continuar un proceso para poner fin a las confiscaciones realizadas por el comunismo a partir de 1945.

“Si Estados Unidos hubiera querido hacer algo por los judíos polacos, un buen momento para ello habría sido los años 1943 y 1944, cuando la mayoría de ellos aún vivían en Polonia”, señaló el ministro polaco en declaraciones a la radio pública de su país.

“Ahora, esta intervención de apoyo llega con retraso”, añadió.

Entre 1943 y 1944 cientos de miles de judíos polacos fueron deportados desde los guetos hasta los numerosos campos de concentración, donde las autoridades nazis procedieron a su exterminio masivo.

Se calcula que seis millones de polacos perdieron la vida durante la II Guerra Mundial; de ellos aproximadamente la mitad eran judíos, lo que significa que alrededor del 90 por ciento de la población judía de Polonia antes de la contienda fue asesinada.

Fuente: wikipedia\mundo