Para aquellos que no saben que es ‘Radiación’ y sus efectos secundarios,hoy Nuestro Pensar les aclarará la duda. Hay ciertos efectos por radiación tales como:


Radiación nuclear

Radiación solar

Radiación térmica

Radiación electromagnética y salud

Radiación ionizante

Radiación Cherenkov

Radiación corpuscular y otros…

Nuestro enfoque es la Radiación nuclear .La emisión de partículas desde un núcleo inestable se denomina desintegración radiactiva.La desintegración radiactiva solo sucede cuando hay un excedente de masa-energía en el núcleo.Las leyes de desintegración radiactiva (descritas por Soddy y Fajans) son:

  • Cuando un átomo radiactivo emite una partícula alfa, la masa del átomo resultante disminuye en cuatro unidades y el número atómico en dos.
  • Cuando un átomo radiactivo emite una partícula beta, el número atómico aumenta en una unidad y la masa atómica se mantiene constante.
  • Cuando un núcleo excitado emite radiación gamma, no varían ni su masa ni su número atómico, solo pierde una cantidad de energía “hv”.

Las dos primeras leyes indican que cuando un átomo emite una radiación alfa o beta, se transforma en otro átomo de un elemento diferente. Este nuevo elemento puede ser radiactivo, transformándose en otro, y así sucesivamente, dando lugar a las llamadas series radiactivas.

El ser humano siempre ha estado expuesto a la radiactividad ambiental, proveniente de fuentes naturales. De media recibimos 2.4 msv al año (aunque en ciertos lugares del planeta se alcanzan varias decenas de mSv) por estas radiaciones naturales. Una de estas fuentes naturales es la radiación cósmica que nos llega de fuera del planeta. La atmósfera sirve de blindaje para la mayor parte de ella, pero de cualquier manera las personas reciben una dosis de 0,3 a 1 mSv al año. En un viaje trasatlántico de Europa a EE.UU., se reciben de 30 a 45 microSv. La fuente más importante de estas radiaciones es la inhalación de radón,gas natural que se emite por todos los materiales, con valores de dosis efectiva de 0,2 a 10 mSv al año.

También existen fuentes de radiaciones creadas por el hombre, como pueden ser los reactores nucleares y los aparatos para usos médicos e industriales.Las partículas pueden afectar al hombre de forma externa e interna. Las partículas alfa no pueden afectar de forma externa, ya que solo penetran unas micras de la piel. Los emisores de partículas beta son más importantes por el poder de penetración en el tejido, unos cuantos milímetros. Los emisores gamma, y los neutrones son las fuentes que pueden afectar de forma externa, debido a su poder de penetración, por lo tanto pueden afectar a cualquier órgano. (al momento no estamos al tanto de cuanta radiación dañina expone lo sucedido en Japón)

La radiación interna se presenta cuando la fuente radiactiva se encuentra dentro del organismo. Esa fuente puede ingresar al cuerpo por ingestión, inhalación, absorción a través de la piel o por contacto con una herida abierta. La permanencia de la sustancia en el cuerpo queda determinada por los mecanismos naturales de eliminación de los elementos químicos. Por ejemplo, una sustancia química que se elimina con la orina sólo permanecerá unas cuantas horas, pero una que se fija en los huesos permanecerá durante toda la vida del individuo.

En el manejo de fuentes radiactivas se generan residuos,como algodones, papel de filtro absorbente, etc., que quedan contaminados. Estos desechos radiactivos son concentrados en unos lugares controlados llamados almacenes de material radiactivo.Los organismos encargados de proteger a las personas de las radiaciones ionizantes han fijado un límite de dosis considerada como asumible, de 20 mSv al año para los trabajadores profesionalmente expuestos. (categoría laboral otorgada por el ministerio de Industria en España) (aunque en un solo año pueden recibir 50) y 1 mSv al año para las personas que no trabajan en la industria que genera radiaciones.

Aunque las pruebas nucleares atmosféricas han sido prohibidas por la mayoría de los países, lo que ha supuesto la eliminación de una importante fuente de lluvia radiactiva, la radiación nuclear sigue siendo un problema medioambiental. Las centrales siempre liberan pequeñas cantidades de residuos nucleares en el agua y la atmósfera, pero el principal peligro es la posibilidad de que se produzcan accidentes nucleares, que liberan enormes cantidades de radiación al medio ambiente, como ocurrió en Chernóbil, Ucrania, en 1986. Un problema más grave al que se enfrenta la industria nuclear es el almacenamiento de los residuos nucleares, que conservan su carácter tóxico de 700 a 1 millón de años. La seguridad de un almacenamiento durante periodos geológicos de tiempo es, al menos, problemática; entre tanto, los residuos radiactivos se acumulan, amenazando la integridad del medio ambiente.

Los contaminantes de las radiaciones más perjudiciales para la salud humana son el yodo, el estroncio 90 y el cesio (C-137), que aumentan el riesgo de padecer cáncer y disminuyen la inmunidad del organismo. Los efectos finales sobre la salud guardarán también relación con el nivel de radiación a la que hayamos sido expuestos.

Radiación moderada. A corto plazo y con efecto casi inmediato a la exposición se producen naúseas y vómitos. A las pocas horas de la exposición comienzan las diarreas, el dolor de cabeza y la fiebre. A largo plazo induce el cáncer, aunque por lo general en porcentajes bajos de población.

– Radiación intermedia. Se producen hemorragias, anemia e infecciones por la disminución de glóbulos blancos.

–  Radiación elevada. Influye en el proceso de división celular y se habla entonces de envenenamiento. Los problemas ya se pueden considerar graves. Primero se sufren los mismos efectos que con la radiación moderada e intermedia para, a continuación, vivir un corto periodo de calma, sin la existencia de una enfermedad aparente. Esta etapa es como un asesino silencioso, pues empiezan a producirse lesiones en los órganos internos provocando la muerte en la mitad de los adultos sanos afectados.

El cáncer, especialmente de tiroides, es una de las principales consecuencias a largo plazo del envenenamiento por yodo. El cesio y el estroncio, que se acumulan en el organismoo durante un mínimo de 30 años, multiplican la probabilidad de sufrir cáncer de huesos, músculos y tumores cerebrales. La mujeres tendrán una posibilidad muy elevada de quedar estériles, pero si el óvulo es alcanzado por la radiación y posteriormente fecundado, el feto sufrirá malformaciones, incluso pasados los años. Junto con una probabilidad de tener cáncer, las personas expuestas podrían experimentar mutaciones en su ADN, que se transmitirían de generación en generación.

Fuente: BBC,El Universal,Wikipedia.