El pastor pentecostal Oscar Cabán Cuevas, quien fue uno de los acusados y arrestados en el operativo del Negociado Federal de Investigaciones (FBI, por sus siglas en inglés) por cometer fraude contra American Family Life Assurance Company (AFLAC), realizó 276 reclamaciones falsas, según se desprende del pliego acusatorio emitido por un gran jurado el pasado 18 de enero, y divulgado ayer.

Además del nombre del pastor, cuya acusación sostiene que entre junio de 2004 y septiembre de 2008 recibió de AFLAC $43,840 junto a Carmen González Vargas, también fueron divulgados los nombres de los 12 policías que figuran en la acusación. Uno había renunciado en diciembre de 2007 y los otros 11 fueron suspendidos sumariamente por la Uniformada.

Ayer, el agrónomo y director del Programa de Fincas Agrícolas del Departamento de Agricultura, Antonio del Río Carde, salió en libertad sin fianza luego de entregarse al FBI en el Coliseo Roberto Clemente en San Juan. Según la acusación, realizó 94 reclamaciones por quemaduras o laceraciones que nunca sufrió, entre agosto de 2004 y septiembre de 2008.

Por estas reclamaciones Del Río recibió junto a María J. Acosta Montijo $14,675. Este rehusó hacer expresiones a la prensa a su salida del coliseo y caminó a toda prisa hasta montarse en el vehículo de un familiar.

En tanto, Ariel Hernández Pérez, quien es el chofer y ayudante especial del secretario del Departamento de Agricultura, Javier Rivera Aquino, se le concedió libertad bajo su propia responsabilidad, sin fianza, por los dos cargos que pesan en su contra.

La acusación señala que Hernández Pérez sometió a AFLAC 88 reclamaciones fraudulentas junto a Betzaida Lamourt Segarra, por las que recibió $15,645 entre julio de 2004 y agosto de 2008. “A los familiares míos, a mi esposa, a mis padres y a mi pueblo (les digo), soy inocente y vamos a salir bien con el favor de Dios. No puedo dar entrevistas, en términos del caso no puedo abundar”, declaró Hernández Pérez a su salida del Coliseo Roberto Clemente.

El chofer del secretario de Agricultura destacó que el proceso no fue atropellado y que los agentes del FBI trataron a todos los acusados “muy bien”.

“Mis abogados y yo nos defenderemos; vamos a salir bien. Me siento tranquilo. Sé que con papito Dios todo va a salir bien”, puntualizó.

Son más los funcionarios

En tanto, fuentes de El Nuevo Día señalaron que hasta ayer el número de funcionarios envueltos en el esquema de fraude se elevó a 144, 19 más que los reportados el lunes.

Un total de 78 funcionarios son empleados del municipio de Lares, en lugar de los 70 que se indicaron inicialmente. Esto representa que un 27% del total de los 533 acusados son empleados gubernamentales.

En total, con las acusaciones de ayer, el total de personas que se han entregado o fueron arrestadas ascendió a 365 en tres días. Restan por entregarse a las autoridades federales 168.

Un sargento implicado

De otra parte, este diario conoció ayer la lista de los policías acusados de defraudar a AFLAC, en los que figura el sargento Wilson Sanabria Alicea, quien laboraba en el precinto Ángeles de Utuado.

Según la acusación, Sanabria Alicea realizó 138 reclamaciones fraudulentas entre enero de 2005 y septiembre de 2008 por las que recibió un total de $19,470.

El agente José O. Martínez Rivera, también del precinto Ángeles de Utuado, fue el policía con más reclamaciones hechas a AFLAC para un total de 239 entre marzo de 2005 y agosto de 2008.

Martínez Rivera obtuvo ilegalmente, según la acusación, $32,050 de parte de la compañía de seguros.

Otro policía fue José L. Delgado Ramos, de la División de Operaciones Tácticas de San Juan, quien realizó 121 reclamaciones entre enero 2005 y marzo de 2008, y obtuvo $22,190 fraudulentamente.

Además de los uniformados, también fue acusada una empleada civil de la Policía, Yadira Ramos Cruz, también del precinto Ángeles de Utuado. Esta realizó 54 reclamaciones y recibió $7,030 en beneficios.