Las Naciones Unidas deberían coordinar planes para hacer frente a un posible encuentro cercano con extraterrestres. También advierten que no se puede garantizar que sean amigables. La evolución en los mundos extraterrestres probablemente sigan las mismas leyes que en la tierra, las leyes Darwinianas. Esto significa que posiblemente los extraterrestres compartan nuestras tendencias a la violencia y a la explotación.

 

Los gobiernos del mundo deben preparar un plan de acción coordinada en caso de que se establezca contacto con nuestro planeta desde algún lugar del espacio exterior. Los científicos alzan la voz y dicen que la ONU debe prepararse para un contacto extraterrestre apoyados en los últimos estudios que sugieren que la vida extraterrestre sería más probable de lo que se pensaba y sostienen que se tendría que crear una rama de las Naciones Unidas específicamente dedicada a estos asuntos.

 

 

Estas son las repercusiones de la publicación “transacciones filosóficas de la Real Sociedad A”, donde los científicos examinan todos los aspectos de la búsqueda de vida extraterrestre, desde la astronomía y la biología, hasta los cambios políticos y religiosos que resultarían del contacto con seres inteligentes de otros mundos.

 

El profesor John Zarnecki de la Open University y el Doctor Martin Dominik de la Universidad de St Andrews coinciden en que un proceso adecuado en base a consejos de expertos científicos y responsables chocarían con intereses de poder y oportunismo, este sería el primer escenario que veríamos en caso de establecer contacto con extraterrestres.

 

Una falta de coordinación puede evitarse mediante la creación de un marco general que sea realmente global y dirigido por un órgano políticamente legitimado de forma internacional, como la O.N.U.

 

Desde Las Naciones Unidas, hicieron saber que ya existe un mecanismo preparado para tales eventos, pero los científicos afirman que el Comité para el uso pacifico del espacio exterior (Copuos) no está preparado para un encuentro cercano y que solamente se ocupa de monitorear posibles amenazas a la tierra como la trayectoria de los asteroides o la actividad Solar.

 

Cualquier persona o entidad que se ocupe de planificar y preveer un posible contacto con extraterrestres debe prepararse para lo peor, afirman los científicos.