En épocas navideñas saludamos pertinentemente a nuestros lectores, y a propósito de la celebración católica continuamos haciendo referencia a la misma. No directamente a la Navidad, sino que a la Biblia en sí misma, gracias a este material comidilla de ateos que encontré (bastante tardíamente, pues tiene un año publicado ya) en Project Reason.

Se trata de un póster de gran tamaño que no tiene tan estrecha relación con la ciencia en sí pero que vale como elemento de análisis en una época en la que la arcaica teoría creacionista continúa intentando tirar abajo al paradigma dominante en la ciencia hace casi 150 años: la teoría de la evolución.

Arriba vemos un fragmento del póster, que tiene como temática la cantidad decontradicciones de la Biblia dentro de sí misma, tanto en el Antiguo Testamentocomo en el Nuevo Testamento, además de contradicciones entre ambas escrituras.

En la visualización apreciamos una barra sobre la que emerge una gran cantidad de lineas arqueadas de color rojo, debajo de la cual caen algunas barras que corresopnden a los 1189 capítulos de la Biblia: las blancas representan el Antiguo Testamento, y las grises el Nuevo Testamento. Cada arco indica una contradicción, y debajo, las referencias.

Reconozco que resulta bastante simple criticar la religión desde el punto de vista de la ciencia; igual de simple que criticar la ciencia desde la religión (creacionismo vs. darwinismo). En este sentido, lo más constructivo es comprender a ambas como una forma particular de ver el mundo, irreductibles entre sí, y entre las que la coherencia es propiedad exclusiva de la ciencia.

Fuente;www.ojocientifico.com