Según un estudio realizado por el Instituto Tecnológico de Florida, Estados Unidos, grandes extensiones de Bolivia, incluyendo su capital en La Paz podrían convertirse en un desierto como consecuencia del calentamiento global. La investigación sostiene que si el aumento de temperatura actual continúa y llega a sobrepasar los 1.5 o 2 grados, el país latinoamericano podría enfrentar una sequía catastrófica para el 2050.

Esto causaría la desertificación de enormes extensiones de terreno, afectando la capacidad de abastecer de agua y alimento a los dos millones de habitantes de la capital boliviana. Regiones de Perú también se encontrarían amenazadas por este fenómeno que al parecer ya ocurrió anteriormente durante los dos últimos períodos interglaciares (el intervalo entre las glaciaciones) ocurridos hace 130.000 y 330.000 años respectivamente. Durante estos períodos el lago titicaca se redujo en un 85% causando una migración de árboles hacia zonas más altas y causando que los prados y campos cercanos al lago se convirtiesen en desiertos.

 

Al examinar el ritmo de calentamiento de los Andes peruanos (que ronda entre los 0.3 y 0.5 grados por década) la desertificación podría producirse entre los años 2040 y 2050 afectando de manera catastrófica al menos a dos millones de personas.

Esta posibilidad ya fue planteada anteriormente por investigadores que consideraron la posibilidad de una sequía importante en la región pero esta sería la primera vez que se establezca una posible fecha para estos cambios permitiendo quizá iniciar preparativos.

 

**Fuente: http://www.ojocientifico.com**