El Pentágono dice haber enviado a las autoridades iraquíes los informes de abusos.

Autoridades militares de Estados Unidas dicen no tener planes de investigar los presuntos abusos de las fuerzas de seguridad de Irak a presos, como se detalla en los documentos secretos filtrados por WikiLeaks.

En un comunicado enviado a la BBC, el coronel Dave Lapan, vocero del Pentágono, dijo que los militares habían enviado a las autoridades iraquíes los informes de abusos en el momento en que ocurrieron.

El portavoz explicó que el rol de los soldados era “observar y reportar” a sus superiores lo que veían. El coronel Lapan dijo que esto era “práctica habitual internacional”.

Y añadió que los reportes desde el terreno publicados por WikiLeaks fueron vistos por oficiales de alto rango en ese momento y que se tomaron las “acciones necesarias”.

Lapan agregó que la política de Estados Unidos en estos casos es consistente con la Convención de Naciones Unidas contra la Tortura.

Para Lapan, los archivos no modifican la comprensión que el Pentágono tiene de los hechos ocurridos en Irak entre 2004 y 2009, a los que los documentos hacen referencia.

“La verdad”

El fundador de WikiLeaks, Julian Assange, defendió la publicación de unos 400.000 documentos secretos sobre la guerra de Irak debido a que revelan, en sus palabras, “la verdad” sobre ese conflicto bélico.

El fundador de WikilLeaks dijo que los documentos eran “de una inmensa”.

En declaraciones a la BBC, Assange calificó los documentos como “de una importancia inmensa” y aseveró que el papel de WikiLeks como organización es revelar la verdad.

Sin embargo, para Estados Unidos otorgan importante información a los adversarios del país.

El jefe del Estado Mayor Conjunto de EE.UU., el almirante Mike Mullen, escribió en su cuenta en la red social Twitter que la acción de WikiLeaks había sido “irresponsable”.

Y dijo que la organización puso vidas en riesgo. Sin embargo, WikiLeaks asegura que los documentos fueron editados para eliminar cualquier información que pudiera perjudicar a personas.

El Ministerio de Defensa de Reino Unido también criticó la filtración.

“Condenamos la publicación no autorizada de cualquier material clasificado como sensible. Esto puede poner en riesgo las vida del servicio de personal británico y sus aliados y hacer el trabajo de las Fuerzas Armadas en todas las partes de la operación más difícil y peligroso”, afirmó el Ministerio.

Molestia iraquí

En tanto, el primer ministro de Irak, Nouri al-Maliki, aseguró que constituía una injerencia política en el país. Y acusó a WikiLeaks de intentar sabotear su intento de formar un nuevo gobierno al avivar la ira “contra los partidos nacionales y los dirigentes, especialmente contra el primer ministro”.

Por su parte, el ministro del Interior iraquí, Jawad Al-Bolani, reaccionó diciendo que “las violaciones de derechos humanos son inaceptables” y que están investigando las denuncias. “Nadie está por encima de la ley”, agregó.

En los archivos se afirma que el número de muertos en Irak entre 2004 y 2009 llegó a 109.000, y que el porcentaje de esos fallecidos que eran civiles alcanza el 63%, lo que representa 66.081 personas.

También se brindan nuevas indicaciones de la participación de Irán en el entrenamiento y entrega de armas a la insurgencia iraquí.

 

**Fuente: http://www.el-nacional.com**