Científicos alemanes declararon que las compañías farmacéuticas deberían estar obligadas a publicar todos los resultados de los ensayos clínicos que se realizan para conocer la efectividad de los medicamentos, no sólo los positivos. Esto se debe a que los resultados de estos ensayos muchas veces engañan a los médicos y sus pacientes, porque las conclusiones negativas nunca salen a la luz.

El equipo del Instituto Alemán para la Calidad y Eficiencia del Cuidado a la Saludmencionó como ejemplo el caso del antidepresivo reboxetine (cuyos nombres comerciales son Edronax, Norebox, Prolift o Vestra), el cual es utilizado en más de 50 países del mundo.  El reboxetine ha sido objeto de numerosas críticas y no fue autorizado para ser vendido en los Estados Unidos.

Pero al serle denegada autorización para la venta en Estados Unidos algunas dudas sobre su efectividad comenzaron a surgir, y esto llevó a la búsqueda de los datos de sus ensayos clínicos. Aunque su fabricante, Pfizer, afirmó que el medicamento es efectivo, no es la primera vez que una gran farmacéutica se ve criticada por ocultar los resultados de sus ensayos clínicos.

 

GlaxoSmithKline (GSK) también fue objeto de duras críticas por no haber informado sobre el riesgo de conducta suicida asociado con el antidepresivo Seroxat.
GSK niega haber realizado un mal manejo de esta información o de haber escondido los datos negativos referentes a Avandia, otro de sus medicamentos que se emplea en todo el mundo para tratar diabetes. Hace pocas semanas, las autoridades sanitarias de Europa y Estados Unidos recomendaron la suspensión y restricción de la venta de este medicamento.

Ahora los investigadores alemanes afirman que hay datos no publicados de ensayos clínicos del  reboxetine de Pfizer que deberían darse a conocer al público  ya que podrían modificar la percepción del medicamento. Los análisis realizados por la doctora Beate Wiesler y sus colegas, que incluyeron ensayos no publicados por Pfizer, revelaron que el reboxatine no era mejor que un placebo en términos de remisión y tasas de respuesta.

Los científicos sostienen que las publicaciones son parciales y sobreestiman el beneficio del reboxetine, al igual que los de muchos fármacos que se utilizan hoy en día, subestimando al mismo tiempo sus potenciales consencuencias negativas.

Los investigadores se encuentran luchando ahora por cambiar la legislación vigente en gran cantidad de países, donde no es obligatorio  publicar todos los resultados de los ensayos. Estados Unidos ya convirtió esta norma en ley y el Reino Unido también se encuentra intentándolo y podría lograrlo para finales del 2011. Si les faltan sujetos de prueba, les recomiendo ejecutivos de farmaceúticas,ya que no son humanos.

 

**Fuente:www.ojocientifico.com**

 

Anuncios