Martin Jung del instituto Max Planck Institute para Biogeoquímica en Jena, Alemania, y sus colegas calcularon las tasas de evaporación (la cantidad de agua que entro en la atmósfera entre 1982 y 2008) y llegaron a la conclusión de que el ciclo de agua de la Tierra ha sido empujado a su límite. La humedad que tomaron en cuenta se evapora de la superficie terrestre por efecto del sol o es liberada por las plantas.

Jung y su equipo descubrieron que la cantidad de agua evaporándose de la Tierra y llegando a la atmósfera, alcanzó un pico hace doce años y se encuentra ahora en declive. El fenómeno, conocido como evapotranspiración, aumentó constantemente hasta 1998, como se esperaría en un clima global con una temperatura en aumento. Sin embargo, la tendencia se revirtió en 1998 y la cantidad de humedad que iba y venía de la atmósfera comenzó a decaer.

 

Los investigadores explicaron que en algunas regiones, el aumento de la temperatura ha hecho que toda el agua disponible desaparezca del suelo. A pesar de que la humedad regresa al terreno en forma de lluvia, cae en otra parte, dejando regiones secas como Australia aun más áridas.

El equipo dijo que debido a que la atmósfera es ahora más cálida, puede retener más agua atrapándola allí. Esto deja menos agua disponible para el terreno que ayude a mantener el ciclo, causando una situación de demanda sin suministro.
Este panorama es respaldado por mediciones realizadas por satélite que muestran niveles de humedad en el suelo cayendo en todo el mundo, especialmente en el hemisferio Sur, centrado en las zonas de Australia y América del Sur. “Estamos observando sequías cada vez más largas e intensas” comentó uno de los investigadores.

Sin embargo el aumento de la temperatura a nivel mundial podría no ser la única explicación para este fenómeno  ya que otros investigadores apuntan a que la polución del aire, que bloquea la energía solar también podría ser responsable.

Esto se basa en análisis de la calidad del aire que muestran que este mejoró a mediados de los noventa debido a medidas tomadas para disminuir la polución. Esto aumento la cantidad de luz solar llegando a la superficie e incrementó la evapotranspiración. Sin embargo estos cambios se detuvieron a finales de la década, al mismo tiempo que la evapotranspiración dejó de aumentar.

Es claro que se necesitan más estudios para verificar esto, pero esta noticia se suma a varias que hacen que el panorama no resulte muy alentador para la vida en la Tierra durante las próximas décadas.

 

**Fuente: http://www.ojocientifico.com**