En éstos días un tema del cual he estado buscando información es el de la vida de Pedro Albizu Campos. Leyendo su biografía, de la cual sabía como un 45% (para no exagerar) me percaté de varias cosas. Primero, el no era un Don Nadie cualquiera; venía de una familia bien acomodada. Estudió en los Estados Unidos y, nada más y nada menos que, en Vermont y Harvard. Sinceramente de Vermont no sé mucho, pero Harvard… ¿quién no conoce ese nombre? Estudió lo que yo siempre soñé estudiar: Ingeniería Química, Filosofía y Letras. Cuando llego a la parte de la biografía donde dice que lo acusaron de sedición, me pregunto, ¿qué significa sedición? Ahí me dá con buscar en la fuente que casi todo lo sabe: Google. Encuentro el significado en Wikipedia. Me sorprende mucho el significado de esa palabra porque, tras que no sabía que existía una palabra que tuviera el significado que tiene esa palabra, tampoco sabía que realmente eso podría ser un delito. ¿Dónde queda la libertad de expresión? Yo no sé mucho de leyes, pero creo que hay muchas cosas que si al gobierno les dá la gana de decir que cometimos sedición, nos meten presos por el simple hecho de: tener una opinión diferente, de reunirse con gente que tenga tu mismo pensamiento, de auspiciar tu pensamiento, etc. O sea, es como si el gobierno te estuviese diciendo: “¡cállate y piensa como yo porque si no te meto preso!“. Tal vez esté exagerando con la expresión, pero no estoy exagerando con lo que significa. O sea que si yo soy cristiano, predico por ahí y el gobierno entiende que eso le afecta a ellos, pues pueden meterme preso.

Mi punto es que a Pedro Albizu Campos lo metieron preso por ese delito, queriendo el gobierno silenciarlo. Cuando el sale cárcel es que hace el ataque de la Casa Blair en el 1950; Luis Muñoz Marín le concede el indulto y Albizu lo rechazó en el 1953; luego fué expulsado de la cárcel. Y finalmente en el 1954 le revocan el indulto después de otro atentado nacionalista en el Congreso Estadounidense. El tipo de verdad tenía era valiente, no es como la gente de ahora… Lo mejor, para mí, es que rechazó el indulto. No cualquiera hace eso.

Otra persona que siempre se ha ganado mi admiración es “El Che” Ghevara. No sé si era porque las camisas y artículos que hacen con su cara se ven bien, pero siempre lo he admirado. Algo que me impactó mucho que él dijo fue: “He nacido en la Argentina; no es un secreto para nadie. Soy cubano y también soy argentino y, si no se ofenden las ilustrísimas señorías de Latinoamérica, me siento tan patriota de Latinoamérica, de cualquier país de Latinoamérica, como el que más y, en el momento en que fuera necesario, estaría dispuesto a entregar mi vida por la liberación de cualquiera de los países de Latinoamérica, sin pedirle nada a nadie, sin exigir nada, sin explotar a nadie.“. Con esas palabras solamente uno tiene que reconocer que no había nada egoísta en él, como lo hay hoy en día con cada político. Claro, muchos asegurarán todo lo contrario, pero la verdad es que la meta de “El Che” era que toda Latinoamérica fuera como los Estados Unidos; en otras palabras, que todos nos uniéramos como una sola nación. Realmente, ¿era mala la idea?  Obviamente, para los Estados Unidos las personas así son una amenaza y un riesgo para su nación.

Me molesto porque los Estados Unidos siempre se metieron en todos éstos asuntos para que Latinoamérica no se terminara uniéndo, como era el pensamiento de “El Che”, el de Fidel Castro (en ese tiempo) que apoyaba siempre al Che Guevara, y viceversa, y no dudo que también era el pensamiento de Don Pedro Albizu Campos. Claro, pero a todos nos los han pintado como que eran los más terroristas y malos, que eran separatistas y que nadie debía seguirlos. A Albizu lo cogieron y le injectaron químicos para matarlo; antes lo acusaron de sedición. A “El Che” lo mataron los de la guerrilla boliviana junto con la CIA (pa’ mi que fueron los de la CIA solos y quisieron involucrar a más gente, pero pues…) porque era de gran influencia para TODOS los jóvenes del mundo; y a Fidel… bueno, ya saben en lo que ha terminado.

Después de analizar todo ésto, me pregunté: ¿será bueno luchar por mis derechos? Bueno, eso fue fácil de contestar, pero ahora piensa en todos los penepés que siempre han hablado mal de los Independentistas, de Albizu, y muchos otros que lucharon por nuestra nación, pero hablan sin saber, porque hablan de lo que le dijeron sus padres que dijeron sus abuelos de parte del visabuelo; y pa’ colmo se lo creen ellos mismos, sin buscar en la historia ni mirar un trasfondo. Claro, para los que piensan un poquito más, pues es más fácil darles el poder a los Estados Unidos y vivir “conformes” a lo que ellos nos quieran establecer, que no tener “nada” y andar por ahí “recogiendo café y cortando caña”. Ahora sí; después de analizar que por lo menos un 50% de nuestra población (para no exagerar, pero sé que es más) piensa de esa manera, ¿sería bueno luchar por mis derechos? ¿Sería bueno luchar por los derechos de los demás? ¿Cómo serás recordado? o, ¿serás recordado por algo de lo que hiciste? Y la pregunta más importante: ¿serás considerado un PATRIOTA o un TERRORISTA? Yo no sé, yo tengo mis respuestas y yo voy a toa’s, pero yo sólo no puedo hacer nada.

Anuncios