Si alguno de nosotros se encontrara con algo parecido a este efecto, posiblemente pensaría que se trata del comienzo de la apertura de una puerta a otra dimensión, que Thor está molesto o que los cazafantasmas se han reunido para celebrar su tercera película pegando uno tiritos…

La realidad no se acerca ni de lejos pero resulta casi tanto o más curiosa que eventos como los anteriores.

Lo que ves en la foto es un rayo artificial o más bien provocado, creado con un cohete especialmente preparado por los “Ligthning Research Group”. Para ello sólo hace falta un cohete, una nube de tormenta, un pararrayos y echarle un poquitín de valor.

Colocamos el cohete cerca del pararrayos y lo disparamos contra una nube, ahora sólo nos hace falta crear una trayectoria conductora que se consigue añadiendo sales de cesio al combustible sólido o cloruro de calcio si usa un combustible líquido.

Para que quede un poquito más claro les dejo este vídeo donde se ven varios lanzamientos y como se produce el rayo cuando el cohete alcanza la nube.

De una forma u otra podemos controlar todo el mundo artificialmente.

Anuncios