Las pirámides de Egipto son algunas de las estructuras más antiguas, espectaculares y fascinantes jamás vistas en nuestro mundo. Sin embargo, el misterio acerca de su construcción persiste hasta el día de hoy, y los más destacados investigadores y arqueólogos han sido incapaces de descifrar el misterio de su construcción.

Este artículo apuntará a mostrarles porque a pesar de siglos de investigaciones y pacientes estudios, aún no estamos más cerca que antes de descubrir como se construyeron las pirámides de egipto. Seguramente han oído o visto muchas películas o documentales con miles de esclavos construyendo las pirámides en las que se enterrarían los faraones, pero nadie aún se pone de acuerdo en su verdadero propósito.

Este tema es sumamente controvertido en la comunidad académica, ya que existen numerosas teorías que apuntan a que las 3 pirámides y la esfinge de Guiza son mucho más antiguas de lo que se cree. La prueba esta en las marcas de erosión vertical que la esfinge presenta, las cuales solo pueden haber sido producidas por lluvias torrenciales dándole una antiguedad de al menos 5000 años, que supera con creces la primera dinastía de faraones egipcios.

Esta idea, a pesar de haber sido verificada en numerosas ocasiones y de manera independiente por varios investigadores es rechazada por resultar demasiado controvertida. No estoy sugiriendo en ningún momento que las pirámides fuesen construidas por extraterrestres ni otras explicaciones carentes de fundamento que han alcanzado cierta popularidad, sólo apunto a que todas las teorías “aceptadas” tienen inmensos huecos, y las opciones alternativas no son consideradas por contradecir un canon demasiado cerrado.

Cabe mencionar que el desgaste en las 3 pirámides de Guiza y la esfinge, da a entender que éstas son más antiguas que las pirámides posteriores y que los egipcios fueron perdiendo los conocimientos de cómo construirlas a medida que su sociedad y su cultura degeneraban. Esto explicaría por qué las famosas pirámides y la esfinge han resistido el paso del tiempo de una manera mucho mejor que las otras, muchas de las cuales han quedado reducidas a montones de piedras (se han encontrado hasta la fecha 138 pirámides en Egipto).

Con respecto a las pirámides en sí, se han sugerido varios métodos siendo el más aceptado el siguiente:

Previamente se procedía a aplanar el terreno rocoso, y excavar canales para inundarlos de agua y así poder marcar líneas de nivel con las que preparar una superficie horizontal. Después se rellenaban los surcos. A continuación se excavaba la cámara subterránea y se comenzaba la edificación.

La mayoría de los bloques de piedra eran cortados en canteras próximas al lugar de construcción. Se transportaban otros de las canteras del sur del país con ayuda de gigantescas barcazas. Los bloques se colocaban a continuación sobre trineos y se arrastraban hasta su emplazamiento definitivo.

El gran problema con esta teoría y todas las que la rodean son dos.

A efectos prácticos se han descubierto poca o ninguna evidencia que describa el proceso de construcción, algo que resulta harto curioso ya que los egipcios dejaban registro sobre todos los aspectos de su vida (sabemos hasta los nombres de los gatos de los faraones, pero no cómo se construyeron las pirámides).

Básicamente las ideas acerca de la construcción de las pirámides son especulaciones modernas que intentan racionalizar las capacidades de construcción de los egipcios de la época pero que al hacerlo no toman en cuenta la evidencia física, que deja enormes preguntas que aún no han podido ser respondidas.

Cada vez que vean un documental, cada vez que intenten mostrarles los huesos de los animales y de los esclavos que trabajaron en las pirámides, esperen un poco y vean si les muestran una prueba clara de como se construyeron. Hasta ahora no lo harán y la egiptología sigue dando vueltas al tema intentando ignorar la pregunta incómoda, que siglos de excavaciones no han logrado responder.

**Fuente: Ojocientifico.com**