Los habitantes del sur de Chile y Argentina, así como los de algunas islas de los mares australes, estarán entre los pocos afortunados que podrán ver el eclipse total de sol del domingo.

A diferencia de otros eclipses solares recientes, este ocultamiento del astro sólo será visible en un estrecho pedazo del hemisferio sur. La sombra lunar pasará a través del Pacífico Sur, oscureciendo los cielos de las Islas Cook, Isla de Pascua y el sur de Chile y Argentina.  El espectáculo empieza al amanecer a unos 1.931 kilómetros (1.200 millas) al noreste de Nueva Zelanda. El momento cumbre del eclipse ocurrirá en mar abierto y durará 5 minutos y 20 segundos.

Jay Pasachoff, un astrónomo de la universidad Williams, viajó recientemente a la remota Isla de Pascua en Chile con un grupo de estudiantes para observar lo que será su eclipse número 51. Su proyecto era colocar telescopios para captar la imagen de la corona solar, atmósfera externa del sol, que habitualmente es invisible y aparece como un aura blanca durante el eclipse.

“Lamento que apenas unas pocas personas puedan ver el eclipse de este año, pues no pasa por ciudades grandes”, dijo Pasachoff en un mensaje electrónico.

El eclipse solar ocurre cuando la luna pasa entre el sol y la tierra, bloqueando la luz del sol y echando sombra sobre nuestro planeta. El año pasado un eclipse total de sol, el más largo del siglo XXI, ocurrió en un área extensa de Asia, pero nubes y llovizna impidieron la vista en algunos lugares.

“La clave es tener buen tiempo”, dijo Pasachoff.

Algunos buscadores de eclipses que no pueden ver el espectáculo desde sus casas toman tours. Por ejemplo, 90 personas se fueron el 4 de julio en un viaje de nueve días al Pacífico Sur.

Científicos recomiendan que la gente use lentes especiales para ver el eclipse. El próximo espectáculo de este estilo será en noviembre del 2012 y podrá ser visto en el norte de Australia y el Pacífico Sur.

**fuente:endi.com**