Através de los años, el sector de farmacias se ha tornado uno muy competido, logrando crecer sus ventas aún en tiempos de recesión económica.

La farmacia en sí, ha dejado de ser el lugar donde el boticario primordialmente despachaba jarabes o pomadas para aliviar la condición de salud de los pacientes y se ha convertido en un local donde se consiguen, entre otras cosas, artículos de decoración, efectos escolares, comestibles y efectos electrónicos, además de medicamentos.

En algunos casos, no hace falta ni bajarse del carro para comprar las medicinas; y con la adopción de la tecnología, cada vez es más común que las recetas lleguen a la farmacia antes de que el paciente arribe al establecimiento.

Se estima que en Puerto Rico existen unos 950 establecimientos de farmacia, sin incluir aquellas que operan en los hospitales e instalaciones médicas. El sector generó ventas de $4,121 millones el año pasado, lo que representa un alza de 8% en comparación con el 2008, según cifras de la Compañía de Comercio y Exportación.

Es el único sector que se ha mantenido sólido y que no se ha afectado significativamente a pesar de la crisis”, indicó David Jiménez, presidente de Coopharma. (claro ! se han mantenido solido detrás de un altísima pared de trucos & mentiras) ( mi opinión personal).

continumos…

Al presente, hay farmacias nacionales como Walgreens y CVS – que entró al mercado local a finales del año pasado-, farmacias dentro de los supermercados, en las grandes cadenas como Walmart, Kmart y Costco, hay otras organizadas bajo cooperativas, existen además varios grupos de compra, hay cadenas nacionales y hay unas cuantas que operan de forma independiente

Todo apunta a que la competencia se intensificará aún más en los próximos años, en particular entre las cadenas nacionales Walgreens y CVS, aseguran fuentes de la industria, lo que impactará a las farmacias de comunidad, cuyo número de establecimientos sigue en picada. A principios de esta década, habían unas 1,200 farmacias de comunidad. Hoy el número está por debajo de 800.

“El futuro y el presente es bien competitivo. La farmacia tiene que estar en un grupo de compra, la que no lo esté, le será bien difícil subsistir”, comentó Isaías Serrano, presidente del grupo Good Neighbor Pharmacy, quien dijo que en cinco años podría haber 100 farmacias de comunidad menos en el mercado.

Mientras, Mohammad Yassin, presidente de A+ HC Holding, compañía dueña de El Amal, opinó que el mercado local se va a consolidar, lo que resultará en el cierre de decenas de farmacias de comunidad. Según él, las principales cadenas nacionales, Walgreens y CVS, podrían llegar a tener unas 400 farmacias, entre las dos.

“En Estados Unidos las farmacias de comunidad son una minoría, como el 10% (del total de farmacias). Aquí hay como 700 farmacias de comunidad y va a pasar lo mismo; el mercado se va a consolidar a entre 500 y 600. Estimo que habrá 200 Walgreens y 200 CVS, pero eso les tomará tiempo porque aquí no tenemos terrenos disponibles”, dijo Mohammad Yassin.

CVS de frente a Walgreens

El competidor más férreo de Walgreens en Estados Unidos, CVS, se prepara para luchar con fuerza en el mercado local. “No nos vamos a tomar 50 años en llegar a tener 100 farmacias”, dijo enfáticamente Ahmed Vélez, gerente general de CVS en Puerto Rico.

La lucha entre ambas cadenas quedó evidenciada una vez más esta semana, cuando Walgreens anunció en Estados Unidos que dejaría de aceptar el plan Caremark de CVS, y su rival le ripostó diciendo que los retiraba de su lista de proveedores de farmacia.

En febrero pasado CVS entró a la Isla y en sólo cuatro meses ha abierto siete locales, que están en Ponce, Viejo San Juan, Arecibo, Fajardo y tres en Bayamón. Algunas de esas tiendas ubican cerca de las Walgreens.

La estrategia de CVS es comprar el terreno y construir sus farmacias. Antes que termine el año, la cadena planifica abrir otras dos tiendas: en Vega Baja y Vega Alta para terminar el 2010 con nueve CVS localmente. Y para el 2011, espera abrir un número mayor a éste.

“El año que viene tenemos un plan bien agresivo de aperturas en el área oeste, en Ponce y en zonas donde hay poca saturación de farmacias. Es un plan mucho más agresivo que el que hicimos para el 2010” aseveró Vélez, al tiempo que dijo que ya tiene varios terrenos en negociación, y otros en el proceso de permisos.

Describió al mercado local, como uno “muy dinámico, que busca precios accesibles y un servicio superior”. Para competir con éxito, CVS apuesta a tres estrategias, entre ellas la de entregar la receta con relativa prontitud.

“Nuestra meta y compromiso es despacharla en 20 minutos. Lo podemos hacer porque tenemos un sistema que funciona y lo hemos logrado en más de 7,000 tiendas”, indicó Vélez, quien aseguró que a diario monitorea personalmente los tiempos de despacho en todas las localidades.

La contratación de suplidores locales es otra de las estrategias, lo que según Vélez, le permitirá tener los productos disponibles más rápido en las góndolas.

CVS ha negociado con más de 80 suplidores del patio, quienes suministran unos 14,000 productos distintos, entre ellos artículos de higiene y de belleza, vitaminas, productos de salud y café.

Como tercera estrategia, la cadena ha puesto énfasis en tres programas: las clínicas de salud gratuitas trimestralmente, un programa de monitoreo y control de diabetes que ofrece descuentos en la compra de medicamentos, y la tarjeta “Extra Care” que le permite a los clientes obtener descuentos instantáneos en sus compras.


*Parte de la información fué extraida de http://www.endi.com