La Administración Nacional de Océanos y Atmósfera de Estados Unidos (NOAA, en inglés) informó que “pequeñas porciones” de la mancha de petróleo derramado en el Golfo de México ha penetrado en la corriente principal marina de la zona.

Esto podría afectar seriamente las costas del estado de Florida (sureste) en los próximos diez días y seguir su camino hacia Cuba.

La NOAA precisó que estas capas de crudo pueden quedar atrapadas en un “remolino en el sentido de las agujas del reloj” en medio del Golfo, y que de llegar al litoral sur del estado de Florida (sureste) empujada por los vientos, lo haría en “lugares aislados” en forma de chapapote (fragmentos de alquitrán).

“Tanto la situación de la corriente del Golfo como la ubicación de la marea negra de petróleo están en un cambio constante y dinámico”, añadió la NOAA.

Para el profesor de la Facultad de Ciencias Marinas de la Universidad de Miami (UM), Daniel Suman, la “gran incógnita” es la que plantean las capas de petróleo localizadas a gran profundidad y la posibilidad de que sean arrastradas por la corriente, aunque todavía, es pronto para “predecir la magnitud del impacto en Florida”.

Pese a esto, predijo que el derrame petrolero no sólo afectará el “santuario marino y arrecife de Coral de los Cayos, sino causar graves daños en los manglares del condado de Miami-Dade, el parque nacional de los Everglades y hasta las playas de Miami, en el Atlántico”, agregó Suman.

**Fuente: Telesur**