El calentamiento global obliga la migración de ciertos animales a zonas más elevadas y frías, a diferencia de la mayoría de este tipo de movilizaciones en que algunas especies buscan sitios más calurosos.

En un censo realizado en el Parque Nacional Yosemite, en Sierra Nevada, Estados Unidos, se descubrió que la mayor parte de la población de mamíferos pequeños ha cambiado su hábitat a las zonas mas elevadas de esta región en busca de sitios mas frescos.

Investigadores de la Universidad de Berkeley que colaboraron en el estudio, explican que este tipo de movimiento siempre se ha presentado, pero nunca a tal velocidad, aunque cabe tener en cuenta que la ultima medición fue realizado en el parque hace 100 años.

Hasta ahora se desconoce si este cambio de hábitat impactara las costumbres de los mamíferos mas grandes, pero mientras el clima siga modificándose, los organismos vivos deberán adaptarse o tendrán menos posibilidades de sobrevivir.