A “son de guerra” saltó la gente de la cama cuando, sorpresivamente, más de medio centenar de estruendosos fuegos artificiales retumbaron desde El Condado, en el mismo corazón de la zona turística de San Juan.

Durante unos diez minutos que parecieron una eternidad, la oscuridad del cielo nocturno fue interrumpida por múltiples fogonazos de colores que parecía que nunca iban a terminar.

Entonces, de repente, según empezaron, así mismo terminaron.

Primera Hora habló con el agente Hernández del cuartel de la zona turística de Condado, quien informó a este rotativo que, a su entender, los fuegos artificiales obedecían a los premios Billboard. La ceremonia se efectuó anoche en el Coliseo de Puerto Rico José Miguel Agrelot, en Hato Rey.

Las brillantes y sonoras luces se originaron desde la playa cercana al Hotel Mariott de Condado y, según el oficial Hernández, los mismos tendrían que haber contado con el aval de la Oficina de Turismo y haber contado con la presencia de bomberos y oficiales de la Policía, como es uso y costumbre en estos casos.

El policía, quien también desconocía que estos fuegos artificiales iban a acontecer, dijo que el retén del turno anterior al suyo no dejó ninguna nota explicativa, por lo cual él desconocía los detalles de lo que se presume fue un acto celebratorio.

Vecinos de la calle Valencia, en Santurce, catalogaron los mismos de “irresponsables” e “imprudentes”.

“Niños, bebés y personas que hoy, viernes, tenemos que ir a trabajar, nos despertamos temblando, pensando que algo terrible había sucedido”, se lamentó Jay Ibañez, vecino de Isla Verde, quien por pura casualidad se encontraba pernoctando en casa de una tía en Santurce. “Podían haber avisado que esto pasaría”, acotó.

**info extraida de http://www.primerahora.com**

Anuncios