La religión ha sido móvil inherente a las sociedades desde antaño, y a día de hoy su prevalencia es innegable. Sin embargo, el advenimiento del ateísmo como forma de vida tiene igual magnitud, y contiene implícita una contradicción con uno de los principios fundamentales de las religiones: la moral. Si no hay moral en la religión ¿dónde, pues? ¿Son personas morales los ateos?

Me siento como un zangano preguntando esto, pues la religión nunca está antes de la moral o de la humanidad. Sin embargo, en una sociedad tan conservadora como la estadounidense la pregunta pareció pertinente para Marc Hauser de la Universidad de Harvard, quien decidió poner a prueba la moral atea para averiguar si esta era similar a la moral religiosa.
Llevando a cabo algunos tests psicológicos para conocer la moral de varios encuestados, Hauser comprobó que hay ateos buenas personas , y que la religión no necesariamente condiciona la naturaleza moral del individuo. Ergo, se puede ser bueno siendo ateo.
“Para algunos no existe moral sin religión –apunta Hauser-, mientras otros ven a la religión como meramente un camino de expresar las intuiciones morales de uno mismo.
La conclusión es obvia, y creo que el mundo está bastante avanzado ya como para haber considerado la opción atea como una opción moralmente válida. El resultado del estudio, en definitiva, no aporta nada a lo que ya todos sabemos, y yo me continúo preguntando: ¿quién rayos financia estas investigaciones?

** No es nada personal**

*Parte de la informacion extraido de http://www.ojocientifico.com*

Anuncios